lunes, 10 de octubre de 2011

Con un hombre tierno






Porque esta vida está llena de alegrías y gratas sorpresas conocí a un hombre de mi edad que me sorprendió por su nerviosismo y no saber como conducirse bien conmigo, es un hombre muy diferente a los que me he acostumbrado y me conmovió su manera inocente pero realista de ver la vida, es un técnico de colegio en algo que no recuerdo, se llama Carlos y me recordó mucho al dulce de Manuel de quien les conté el año 2009 y quien cometió el error de enamorarse de mi... aunque Carlos tiene super claro que yo no quiero pareja ni compromiso de ninguna índole, algo que me insistió en aceptar y no tener problemas con eso. Conversamos tomando un rico café moka que amo y adoro y él me contaba detalles de su vida privada muy heavys pero en cierta medida bastante propios de gente de campo que es de donde viene... él estaba sorprendido conmigo, me confesó que jamás había conocido una mujer como yo y que tanta independencia, raciocinio y belleza juntas era para ir a dirigirse a comprarse una lotería, me hizo reír con sus comentarios pero su evidente nerviosismo era extraño para un hombre acostumbrado a mujeres hermosas, después me aclaró que a sus ojos yo era hermosa pero más que el resto, no solo hermosa sino que "exquisita" por ser un todo tan diferente y tan increíble... yo me acordé de la canción de Los Platers o de otro grupo musical sesentero, de unos vejetes de esos días, yo no era ni prospecto de mis vejetes cuando esos añosos eran famosillos, sin embargo dejaron huella a nivel nacional y tienen una canción que dice... "Eres exquisita como un gran asado con papitas fritas...eres exquisita y tan deliciosa que me da fatiga" así que me reí cuando escuché esas palabras, no en mala onda sino por esa letra, él también reía y con el pasar de las horas y mayor conversa logró relajarse y dejar de lado ese nerviosismo inexplicable para mí y normal en él. Carlos es lindo, muy lindo fisicamente, es caucásico y rubio, tiene rico aroma, bueno para conversar y usa de esas barbas que me enloquecen, super bien cuidada, cortada y que se le ve estupenda, me gustó el hecho de que usando mis tacos altos de 10 cm y los que tengo en todas las botas y zapatos, no lo alcanzara pero lo que más me gustó de él es su caballerosidad a todo dar, es de esos gentlemans que ya no existen, de esos que abre las puertas, se pone de pie si una va al baño, me ayudó con el bolso con las cosas del post, me invitó todos los cafés que me tomé... me ayudó a poner el abrigo y estaba pendiente de cada detalle, algo que no se ve y que a mi me fascina... mi vejete es así pero con su señora (mi mamá), con sus cabras lo es ahora que somos mujeres pero antes ni soñarlo.


Nos encontramos días después y yo llevaba ya días en abstinencia por lo que estaba que cortaba las huinchas, ya había decidido en el baño de mi pega decirle que tuviéramos un polvo si después de todo el tipo era simpático, educado, buena pinta y cumplía con todo lo que me gusta de un hombre pero lo mejor de todo era su gran caballerosidad, mucho más que en grandes profesionales con miles de títulos, algo que no se ve a diario, señores y que deben seguir cultivando porque pueden no ser los hombres más agraciados del mundo pero siendo unos completos gentleman se asegurarán las mujeres que quieran... conmigo funciona y con las más experimentadas también, más aún con las comunes y corrientes que son felices con 3 polvos a la semana. Nada que decir de Carlos, un gentleman a todo dar, él ya estaba en el café y hasta había pedido mi favorito: moka, no aceptó que yo lo cancelara como nunca aceptó que yo gastara de mi bolsillo siendo que gano 5 veces más que él pero acepté porque esos pequeños detalles eran importantes para él... conversamos, yo estaba desesperada por un polvo y trataba de derivar la charla hacia el sentido xxx con bromas que él aceptaba de buena gana pero con algo de vergûenza, pensé que aún se ponía nervioso ante mi presencia y no se atrevía a decirme nada que pudiera hacerme sentir incómoda, llegué a pensar que era su falta de experiencia pero no fue así... también llegué a pensar que eran las diferencias sociales y parece que por ahí anduvo la cosa, él no tiene estudios de CFT ni superiores y ha llegado alto gracias a sus habilidades e inteligencia, es bastante solitario pese a que tiene buenas amistades y me gustó el que se ha forjado bastante bien en esta vida pese a la tracalá de obstáculos... él me invitó al cine y le dije que no, me gusta disfrutar de mi hobby con otras personas sin contar que ya estaba transpirada gracias a mi lujuria tan alta y con el moka más transpiraba, estaba en esos días que solo se piensa en sexo y es tal la necesidad de un polvo que no basta con una simplona masturbación, así que cuando conversábamos en ese mismo café y luego de ir al baño, no aguantando verlo tan rico y listo para todo, le pregunté si quería tener intimidad conmigo, me miró sorprendido y me dijo que si, sentí alivio pero estaba tan lujuriosa que no me aguantaba, tuve la claridad suficiente como para decirle mis condiciones las que fueron todas aceptadas por él y partimos. Yo estaba con la ropa de todo el día mientras que Carlos estaba perfumadito y bañado hace poco por lo que entré a darme un duchazo antes de hacer cualquier cosa pues me cargaría que me sintieran mal olor, él respetuoso ante todo se quedó viendo tv cable y entró al baño cuando yo salí. Me quedé tendida en la cama con mi vestido y él al salir se recostó a mi lado, no esperó nada para empezar a tocarme delicadamente el rostro y besarme la garganta, sentí exquisitas sensaciones y mi líbido más aumentó, sus manos eran toscas en mi garganta y en mi cintura pero delicadas para una mujer como yo, su tosquedad era debido a la dureza de su piel, su respiración anhelante eran un catalizador para mi lujuria y la sentía con intensidad por él, subió sus manos hasta mis pechos y me los acarició por sobre la ropa sin dejar de besarme la garganta... que rico se sintió especialmente porque me encanta que me toquen los senos las manos masculinas, me da un placer muy intenso pero nunca tanto como para tener un orgasmo, me las puedo tocar yo pero no es lo mismo... Carlos se subió sobre mi y siguió acariciándome, él se preocupó de su peso y me preguntó si lo soportaba, algo que me hizo sonreír porque nunca nadie me había preguntado algo así, él era tan caballero que esos detalles eran importantes para su persona, le acaricié el rostro y le dije que no me incomodaba su peso ni nada de él, además, no pesaba más que otros, de hecho, él no tiene sobrepeso, mientras me besaba la garganta se apretaba contra mi pero nunca lo hizo como lo hacían otros que practicamente tratan de penetrar con ropa, Carlos no, se apretaba pero era rico, excitante y no me causaba malestar, era suave hasta para eso y aunque me besaba el rostro nunca me besó en los labios, solo en la comisura y muy cerca pero no más, sentía tanta lujuria que me saqué la ropa y él me ayudó, luego se la sacó y como hacía un poco de frío nos metimos dentro de la cama, Carlos me acarició el cuerpo entero muy suave mientras me besaba los senos, yo lo acaricié a él también para encontrarme con la piel más suave que he sentido en un hombre aunque nunca tanto como la mía, sin embargo, me encantó sentirla, suave y ardiente, ideal para una mujer friolenta pero calenturienta como yo, se puso sobre mi entre caricias y como yo tenía los preservativos a mano le pasé uno el que se puso, cuando me penetró estaba yo tan lujuriosa que sentí placer en el acto, me dio gusto que no tenía un miembro tan pequeño ni tan enorme como otros que han estado conmigo, sino que era preciso y de un tamaño ideal para mi vagina, entró en mi suave y delicadamente, sin presiones ni dejándose llevar por la calentura, ni siquiera entró todo, sino que lo hizo de una manera tal que me fascinó para continuar con mayor ardor, podía escucharlo de lejos, muy lejos, decir que yo era una exquisita, una hermosa mujer, que lo tenía fascinado y cosas así que más me estimulaban, sus movimientos sobre mi aunque más rápidos e intensos seguían encantándome y me fui sin darme cuenta al sentir tanta pasión, él se dio cuenta no porque yo haya gritado o haya quejado fuerte, pensé que era porque había respirado rápido y de manera acelerada como suelo hacerlo, no le pregunté deduciendo que era ese motivo y él se recostó a mi lado sin terminar, según me dijo, disfrutaba el hacer gozar a una mujer y que lo hacía feliz, creo que es una necesidad de satisfacer un ego algo bajo aunque no es el único que me lo ha dicho, conversamos un poco, más que nada hice de oyente porque Carlos es bastante parlanchin, el orgasmo me duró un buen rato ya que mi corazón y mi sensibilidad corporal siguieron por un buen rato, él se apoyó en mi y yo lo acaricié, noté que tenía una gran necesidad de ser tocado, hay gente así, que requiere el contacto físico a falta de cariño en su vida... lo entendí porque yo ando por las mismas, mi familia es muy fría y hay días que añoro tener una pareja a quien amar y descargar esa gran inmensidad que una tiene por dentro que solo compartirá con ese hombre especial... fue muy agradable escucharlo y sentirlo cerca, su aroma era muy agradable, a hombre limpio y preocupado, mucho tiempo que no sentía a un hombre usar perfume, a muchos les baja la onda que no les gusta o que es algo que no es para ellos cuando en el fondo lo único que hacen con tanta "naturalidad" es que nos alejemos de ellos, yo odio no sentir el perfume de un hombre, me encantaba cuando Sam se ponía su Allure Sport, era excitante y delicioso sentir ese aroma a fresco y limpio, preocupado y fuerte, Carlos también estaba así, bien limpio y perfumado... ¡¡que agradable estar con alguien así!!... yo me cuido, me baño y me pongo un Dior, me maquillo y uso ropa interior linda entonces ¿por qué hay hombres que no se preocupan de esos pequeños detalles? estoy segura que le iría mucho mejor... al poco rato después, Carlos comenzó a acariciarme y era natural que quisiera nuevamente si no había terminado, yo también quería, siempre me gustan las segundas y terceras partes, siempre son buenas y deliciosas... y esta superó mis expectativas, no sé de dónde saqué tanta lujuria pero me fui a los pocos minutos de haber sido penetrada, creo que fue menos de 5, así de caliente me tenía ese hombre, mientras él me decía esas palabras que tanto me encendía, de lo linda y exquisita que me encontraba, mi pulso quedó durante ene acelerado mientras mi corazón bajaba poco a poco su frecuencia, fue un orgasmo tan intenso como el que tuve tiempo atrás con Max, de esos memorables que no se olvidan porque contadas ocasiones en la vida se tienen, Carlos siguió hasta que terminó, tampoco fue lento para irse, se había estado conteniendo y fue rico escucharlo... luego hubo una tercera muy deliciosa pero donde él fue más intenso y tuve que frenarlo, me gustan los hombres calientes y que son profundos pero soy delicada aunque a algunos no les gusten las mujeres delicadas y finas... y me fui, era rico sentirlo en mi, moviendose lentamente porque era tanto el placer que lo abracé contra mi cuerpo para sentirlo todo a él mientras me preguntaba entre jadeos si estaba bien así como lo estaba haciendo y yo apenas contestando que estaba delicioso mientras una mano de él me acariciaba los senos... me fui sintiendome en el cielo y ese aroma masculino que tanto me había conquistado los sentidos... luego Carlos me dijo que sabía exactamente cuando me iba porque le apretaba el miembro con mi vagina algo totalmente nuevo para mi pues ninguno me lo había dicho, absolutamente nadie ¿será verdad? no tengo por qué dudar, es probable que mi cuerpo esté cambiando al haber tenido más sexo este último tiempo con difentes personas... aunque desearía que fueran más, las oportunidades se han presentado pero he tenido exámenes en el postgrado y no puedo descuidar los estudios, no debo perder mi horizonte de mis metas profesionales por muy necesario que sea el sexo... pero no me preocupo porque cuando termine los examenes retomaré mis conquistas que tan bien van hasta hoy... Carlos fue y ha sido el hombre mñas tierno con el que he estado, me encantó su delicadeza y cuidados, el sentirse como una reina, como una niña cuidada y protegida era algo que no sentía desde que rompí con Ed... y eso me hizo extrañar el tener pareja... pero llegará cuando sea el momento tal vez mañana sea el día ideal... quien sabe.


A todo esto, ya les contaré la vez que yo era literalmente un estropajo y llegó Carlos con su dulzura y ternura... y me hizo masajes en los hombros... eso se los debo.

Besos. BBXX.

2 comentarios:

Real Fenix dijo...

Que encantador relato....es verdad aveces se siente como se les contrae todo en el orgasmo...y no puedo creer la fuerza de voluntad por que no hay otra forma de decirlo el hecho de que no acabara en la primera...yo seré complaciente al esperar que ella acabe primero pero de allí a no hacerlo..ufff, bueno veo que sales de una mala experiencia y caes en los brazos de un ángel...

Besos...mi imaginación ya te tiene como una Diosa...atento a leerte

Bellatrixxx dijo...

Gracias, mi niño, por tus palabras... en verdad, él es una de las personas más dulces y consideradas que he conocido y me encanta no solo su físico sino su buen trato y caballerosidad que es parte de lo que enciende la líbido, cuando tengo sexo con él me siento una reina, protegida y valorada, algo que muchos años que no me pasaba, creo que es una sensación de ternura pero a la vez de ser una completa cortesana, algo que me hace sentir sumamente bien, creo que eso se debe a que me deja ser... no sé si será así de dulce con las demás, no se lo he preguntado como tampoco me interesa... sin embargo, él es así, espera y complace, algo que es muy estimulante.
Besitos.