jueves, 21 de junio de 2012

Simón

Hace tiempo estaba que escribía pero siempre el vil cansancio me gobernaba los sentidos y me impedía avanzar en este sitio que tantos placeres me da al rememorar vivencias y visualizar los pensamientos. Quien haya dicho que trabajar y estudiar era un parto le doy toda la razón pues quedé casi en estado de coma cuando terminaron mis clases de postgrado en el 2011… así que, por fis, entiéndanme como no me han entendido algunos… y bueeee, a ellos qué tiene que importarles que una mujer casual no tenga tiempo para un polvo porque está sacando un postgrado, si en el mercado hay miles que tienen mayor disponibilidad de tiempo y son tan ricas como una y más… así que viéndolo desde ese egoísta punto de vista, les doy la razón, además pueden haber pensado que era la manera de zafarse de ellos y ahí nada que hacer, no voy a perder tiempo, energías y correo contactando a quienes por el motivo laboral – estudio se han alejado… fuck you!!






Simón se llamaba, se llama, el último chico con el que tuve intimidad, un tipo simpático, joven como yo, con las cosas claras y 0 rollos, su físico es nada que ver a los que acostumbro a frecuentar pero pensé que en la variedad está el gusto… así que “echémosle para adelante”, fue justito antes de empezar las clases en la universidad por lo que estrés no había aún (no como ahora). Cuando llegamos al motel que él eligió (y pagó) iba todo bien, un Starbucks en mi mano, ánimo alto, hacía calor y pensé en darme un duchazo previo a cualquier acercamiento porque me sentía fatal con la ropa de todo el día y la bañada temprano pero una vez en la habitación… oh, surprise!! La ducha tenía pared de vidrio y eso me cayó como patada en el hígado, yo soy una mujer ultrasuper cuidadosa con su intimidad y para mí el baño y la ducha son momentos de intimidad donde no dejo que nadie entre y el verme expuesta fue para mí una de las cosas más desagradables que me había pasado, claro que el chico en cuestión no tenía nada que ver pero el hecho de no poder sacarme la transpiración de encima me inhibió, Simón me dijo que me duchara con calma y tranquilidad pues él no iba a ver… no soy exhibicionista, sorry, pero por más que alguien que apenas conozco me prometa y rejure que no hará tal cosa me es imposible de confiar… yo funciono con calma, relax, paz, ambiente cerrado y 0 adrenalina y el sentirme incómoda por mi transpiración, la posibilidad de no poder bañarme por pudor, me cortaron… el pobre Simón estaba dividido: por una parte estaba caliente de estar con una chica linda y de su gusto y por otra parte lateado con una mujer caprichosa que no sabía si ceder o no ceder, pero fue inteligente y eso me relajó, me dijo: - Las mujeres tienen aromas tan agradables, sea la circunstancia que sea, que no hay nada más estimulante que sentirlos… a ustedes se les permite todo y yo te permitiré lo que desees, estoy a tu disposición… además ¡¡estamos en las mismas!! – me dijo y sonreí aliviada, le expliqué que no me baño con nadie ni dejo que nadie me mire mientras estoy en el baño, las veces que me duché con otras personas era cuando estaba emparejada con Sam y Ed porque eran los hombres que había amado y no sentía ese tipo de inhibición con ellos. Simón entendió, claro, él es hombre y el 99% de los hombres con los que he tenido intimidad son desinhibidos… me pueden corregir si me equivoco, pero no pueden negar que se pasean a potope sin pudor aún ante un encuentro casual… yo no. Simón me besó pero eran los besos más malos que he recibido en mi vida, así que no quise más, en total, para un polvo los besos son prescindibles, estoy acostumbrada a que cuando me besan sean ellos quienes toman la iniciativa y le meten la lengua a una en diferentes grados y maneras pero lo hace el sexo masculino al fin y al cabo… Simón no, él esperaba que yo tomara esa parte como asumiendo una especie de rol masculino que no estoy dispuesta hacer… entre jadeos y caricias suaves nos sacamos la ropa, él ya estaba al tanto de lo frágil que soy así como que me gusta el sexo delicado y lento  por lo que supo comportarse como yo se lo había solicitado. Él me encontró linda y suavecita, me tocó los senos y me los besó, fue muy rico porque me encanta que me los toquen, son uno de mis puntos débiles, yo le toqué el miembro y comprobé manualmente que estaba listo y que tenía un tamaño adecuado para mi gusto, nunca les pregunto a los chicos cuanto mide pero me gustan grandes aunque yo sea chiquitita, al principio cuando era pendex decía lo que todo personaje con mínima experiencia dice: que el tamaño no importa, y cuando empecé a agarrar vuelo y a adquirir experiencia sexual me di cuenta que sí importa, es tan importante como el uso del condón, que un pene menor a 15 cm es casi un fiasco y que no me penetrará hasta el límite lo que me generará un poco de frustración porque soy una mujer con orgasmos uterinos y las que tenemos este tipo de característica somos uniorgásmicas y necesitamos penetración profunda, mi amiga Maite que es otra chica que la lleva, es de las que afirma lo mismo que yo al igual que otras que lo han comentado en el inframundo cuando me movía por esos lares… las palabras amables y de buena crianza nos obligan a decir – No te preocupes que el tamaño no importa sino que la forma en que se haga – son, a mi juicio, patrañas cuando la chica tiene experiencia sexual… pero Simón estaba ok, no tenía los 18 cm como otros pero sí estaba bien para mi. Me susurró junto a un oído – Quiero penetrarte, Bella – y yo también quería ser penetrada porque estaba excitada, no hirviendo como me ha pasado con otros pero sí estaba ya caliente y lista. Él se puso el preservativo y se subió arriba de mí, me penetró suavecito y delicadamente de manera lenta, me gustó que fuera tan cuidadoso y tomara en cuenta mis palabras previas, la sensación de una penetración delicada incrementa el placer por lo que Simón se calentó más, él no estaba acostumbrado a una mujer con experiencia y suave que parecía novata, sus andanzas lo habían llevado a concluir que las mujeres con experiencia son warriors en la cama, salvajes, alocadas y de penetración tipo película porno, o sean, medias camboyanas… pero siempre hay una primera vez y eso lo llevó a excitarse como no pensó que lo haría, la calentura está más que nada en el “efecto novedad” porque grandes diferencias entre uno y otro no hay pero sí existe la emoción de una persona con la que no se ha estado, ganar un reto más y coleccionar una experiencia más, poder recordar después y reírse para los adentros con las travesuras que se han hecho a espaldas de lo que es socialmente correcto. Hay que reconocer que los preservativos quitan sensibilidad y si las chicas no estamos lo suficientemente lubricadas o calientes, mojadas, el condón produce dolor por el roce, yo soy pequeñita de físico lo que incluye a mi vagina por lo que la sensación que les da a los chicos es de sentirse más apretados y por ende más estimulados, especialmente aquellos que han sido favorecidos por la genética, por lo que se calientan muy rápido al sentirse dentro de mi y comentan que es una sensación de placer muy fascinante (eso dicen ellos, no yo).

Simón no fue la excepción pero controló el ritmo y el nivel de penetración, me preguntó si quería que llegara bien adentro, a medias o solo la puntita, le dije que a medias porque la penetración profunda me encanta pero cuando ya voy a irme, a medias es rico porque me da la sensación de querer más cuando estoy full por lo que en cierta forma me prepara. Sentía a Simón moviéndose delicado en mi interior con su pene llegando hasta la mitad en mi vagina, era rico, la respiración entrecortada de él, sus palabras calientes, me encendían, me hubiera quedado mucho más rato así pero era comprensible que quisiera que yo estuviera arriba por lo que accedí, me gusta estar arriba no solo porque una es la que sabe como moverse para lograr mayor excitación sino porque se puede controlar el grado de penetración. A Simón le gustaba mi cuerpo, el yoga me lo tiene perfecto aunque una siempre quisiera tener menos peso, mi hermana me decía cuando era adolescente que era pechugona pero ya sé que no lo soy y que estoy súper para la contextura física que tengo, además, mis senos han sido del gusto del 100% de los hombres con los que he tenido intimidad así que eso me habla bien de ellas. Me senté sobre un Simón acostado de espaldas y él me dio chipe libre para hacerlo como yo quisiera. Él era generoso conmigo y eso se agradece, estaba pendiente de que yo disfrutara más que él porque todos saben que un tipo pendiente solo de sí mismo es pésimo en la cama y ninguna mujer quiere volver a repetir exceptuando a la que le gustan los machistas… además todos quieren quedar como reyes, como los mejores, como aquellos que marcaron pauta y dejaron la vara alta… las mujeres somos diferentes en ese sentido, no nos importa ser la mejor amante y ser una fiera en la cama, solo somos nosotras mismas tal cuál, y al menos yo, nunca en mi vida he fingido un orgasmo, si me preguntan si me fui digo que sí o que no pero no miento ¿para qué? Lo que sí es cierto que excita escuchar los quejidos del otro, a mi me excitan los hombres que lo hacen y no estoy de acuerdo con ese estudio que dice que las mujeres nos quejamos, jadeamos  o suspiramos o lo que sea que expresemos verbalmente para estimular a quien esté con nosotras teniendo sexo porque yo lo hago sin saber que lo hago, solo me nace, es parte del placer que estás sintiendo en esos momentos y no se mide en tiempo sino que se mide en goce. Yo tenía chipe libre para hacer lo que quisiera arriba de él pero me gustó que me tomara de las caderas y me preguntara - ¿Me dejas que te mueva? – y eso era nuevo para mí, que nos tomen, aprieten, besen es lo corriente pero esto me hizo sentir algo nuevo, le dije que si, quería saber qué era que él no se moviera como acostumbran los chicos cuando una está arriba (siempre es igual en uno y en otro, ninguno hace la diferencia exceptuando en velocidad, mientras más rápido más molesto es para mí) y se impacientan de calientes acelerando algo que no puede apresurarse… Simón me tomó de las caderas y él se quedó quietito, sin moverse, y yo me quedé también quietecita y él me empezó a mover, era rico porque lo hizo muy suavecito para que la penetración también lo fuera… muy rico… luego él se sentó en la cama conmigo arriba, puso sus rodillas en la cama, me tomó con suavidad por la espalda y me dejó sentada al frente de él para continuar así con el polvo, estuvo diferente también que había soñado con esa posición hace tiempo aunque duró poquito porque es algo incómoda por lo que volví a estar arriba de él para finalizar tal cuál habíamos empezado, yo no me fui pero él sí, me comentó que había sido de una manera que nunca en su vida había vivido: se fue lentito, como si estuviera desinflando un globito (así me lo describió) y eso le había dado un largo placer como esos de la new age que ya ni me acuerdo como se llaman (¿tantra?)… a mi me gustó y estuvo bien, sin ser el polvo más genial que he vivido, lo recuerdo con cariño porque el tipo era amable y dulce, como me gustan los hombres, 0 egoísmo en su cuerpo. Después cada uno se dio una refrescante ducha y cada uno se fue a su casa.


He sabido de él por twitter, es resimpático y bueno para la talla pero no quiero tener contacto de este tipo de nuevo con este personaje, le dije que no a un nuevo polvo. Si mal no recuerdo tiene una relación abierta con su pareja pero ella le lleva años luz de ventaja por lo que mencionó y es normal que cada uno tenga sexo con otras personas… good! Yo no podría retroceder teniendo ese tipo de relación, ya pasé esa etapa, creo que no soportaría la idea de que el hombre que amo esté con otra mujer y menos aún saberlo, sé que es imposible que sea “fiel” en el contexto convencional conocido como “fidelidad” pero una cosa es deducirlo y otra cosa es tener la certeza… prefiero no saber ni nada por el estilo, eso me mataría y sé que lo mataría a él, por eso hay que hacer las cosas en el silencio del anonimato… sé que mis sentimientos son firmes y no cambiarán, no soy novata y sé manejar el tema, en relaciones anteriores he estado con otros hombres teniendo pareja, sé diferenciar hacer el amor del sexo, siento que soy fiel a él porque mis sentimientos y mi corazón entero son de él pero mi cuerpo es mío y yo lo manejo como se me antoje.


Besos. BBXX.

2 comentarios:

Real Fenix dijo...

como siempre y como nunca...un placer leer tus historias y relatos tus detalles y el desarrollo del contexto jaja genial...que hechas a volar toda mi imaginación....

Tu fiel lector...cariños para usted

Bellatrixxx dijo...

Gracias por sus letritas y su tiempo... excelente avatar!!