lunes, 26 de julio de 2010

Con la prima



Ya que leí el post del querido "Real Fénix" en su blog "Así fue" sobre su experiencia con su prima, esto me llevó a recordar cuando mi ex, Sam, entre tragos de más, se fue de tarros una vez que salió agotado de un turno del hospital y su confesión, que no debió ser tal, me causó ene dolor en su momento porque me la contó con lujo de detalles, ahora es una anécdota pasada hace muchos años que les relataré pues estoy segura que muchos y muchas han tenido fantasías con algún miembro de su familia ... y para qué voy a negarla, me excita también la idea a mí estos días que ando tan caliente.


Sam era un lolito de 16 años cuando una prima de su edad llamada Karina, se fue a pasar unos días con ellos a la casa de playa, los padres de él aceptaron a la chiquilla pues le tenían cariño y era la hija del hermano menor de la que años después sería "mi suegra". Sam no la pescó porque como chiquillo califa andaba pendiente de conquistar a las niñas de la playa que él y su hermano mayor conocían, como los dos eran cheques a fecha muy prometedores, les iba del uno con las niñas y así Sam adquirió mayor experiencia a la propia de su edad y eso lo hacía un pendex feliz. Karina lo miraba de lejos con ganas, Sam aún no estaba desarrollado como el tipo exquisito que años después conocí pero era un pendex lindo con una mirada azul a lo más Chris Pine (muy exquisito este actor), él no la pescaba ni en bajada porque ella no era de su gusto y sobre todo, era su prima, aquella que conocía desde que usaban pañales. Hasta que un día, la niña no aguantó más las ganas, sentía mucha lujuria por Sam y su físico de pendex de 16 años que era lindo, sabía que si lograba algo con él podría lucirlo orgullosa ante las demás niñas así que, sabiendo sus gustos, se quedó despierta hasta tarde una noche mientras escuchaba de lejos los ronquidos de su tío. Sam se levantó de noche a beber cerveza a escondidas de sus padres, como siempre lo conocí y en esos días no era la excepción, estaba vestido con boxers sueltos y una polera, estaba con la Royal en la boca bebiendo feliz cuando sintió el sonido de alguien que cierra la puerta de la cocina, asustado dejó la botella de lado y empezó a toser porque se atragantó pensando que eran sus viejos ... pero era Karina vestida con un pijamita a lo más estilo baby doll, luciendo su delicada figura de niña de 16 años, delgadita y delicada ... Sam la miró boquiabierto y sin querer sintió esa comezón en los boxers que lo hizo sentir el más pervertido del planeta, estaba en esa edad que todo lo excitaba y que tenía que masturbarse a cada rato en el baño y en su cama ... no dijo nada y puso cara de caliente a más no poder, así que para calmarse y no ser tan evidente, bebió más cerveza ... lo que no sabía Sam, era que Karina ya llevaba cierto training en el mundo y la reacción de la chiquilla fue inesperada para él, sin que Sam alcanzara a hacer algo, ella se le acercó y puso su mano en el miembro de Sam y a moverla ... Sam no era virgen pero andaba califa y esa caricia lo enardeció como nunca y lo descontroló, dejó la cerveza de lado para apretar la mano de Karina en su miembro y sentir esa manito delicada en él, lo que le provocó tanto placer que casi se va ahí mismo ... siendo un total pendex califa que quería sexo fuera con quien fuera, tomó a Karina y la empujó contra la pared para levantarla y correr su ropa interior, bajarse los boxers y penetrarla contra la pared, la chica le correspondió y lo besó en los labios abrazándose a él mientras Sam descargaba su lujuria en ella sin preocuparse de ponerse un condón porque los pendex son así de despreocupados, era tanta la calentura que sentía que se fue super rápido y sin preocuparse de si le gustaba o no a Karina, simplemente terminó, se alejó de ella, se acomodó, tomó otro trago de cerveza y sin siquiera mirarla volvió a su pieza ... así me contó que fue ... Sam tenía dormitorio solo porque los viejos de él tienen buena situación y la casa era una doña casona, no en vano, Sam y su hermano practicaban deportes de elitte en esos días, algo que podían costear y que los ayudó a ingresar a sus carreras universitarias por eso después se hicieron ambos hombres tan ricos y bien desarrollados, bien cuidados, buenos cueros ... bueno, la cosa es que Sam siguió ignorando a Karina por el día y ella no se le acercaba, algo que no despertaba la más mínima sospecha en sus viejos ni en su hermano mayor y por las noches, Sam se iba a beber la cerveza escondido y ella lo seguía ... el primer sexo oral que le hicieron y que lo dejó fanático de esto, fue con Karina y se le fue al primer contacto casi en la cara al sentir tanto placer, como había visto porno con los amigos, estaba con la idea loca de que le hiciera sexo oral y se lo tragara algo que ella negó, pero como Sam la amenazó con no tener más sexo con ella y ella estaba loca por él, accedió, así que estaba feliz con que le cumplieran la fantasía más ambiciosa a los 16 años y todas las noches ... al final, se transformó en una práctica habitual entre ellos tener sexo en la cocina, Sam no quería que ella entrara en su dormitorio porque lo consideraba su "santuario personal" y se había prometido que solo entraría la chica de sus sueños en él, Karina no lo era ni le importaba así que no la dejó visitarlo pero sí accedió él ir al dormitorio de ella, cambiando el lugar habitual de la cocina pero Sam no había contado con un pequeño gran detalle, y era que siempre había tenido sexo con Karina copeteado por la cerveza y como siempre tuvo mal hígado, siempre el primer trago se le iba a la cabeza olvidando parte de lo que había hecho con ella, así que se encontró totalmente sobrio en el dormitorio de una chica rica por la que no sentía el más mínimo cariño y sin saber bien como enfrentar como "hombre" lo que venía, pero como buen pendex caliente, asumió y esta vez sí se cuidó pues tenía preservativos y le dio como caja 5 veces esa noche para luego volver a su dormitorio ... disculpen si soy brusca en relatarles pero así me lo contó él entre trago y trago y eso que yo he cambiado por palabras más suaves esta vivencia ... esa mañana los papás lo despertaron y lo encontraron con una carita de trasnochado y agotado y pensaron que había carreteado hasta la hora del níspero así que le llegó reto y castigo, cosa que Sam no objetó pues eso implicaba quedarse más en casa y gozar con Karina que lo complacía en todo pero en todo ... así que durante todo ese verano, tuvieron sexo, hasta en la playa, ella hacía todo lo que Sam quería y si él le hubiera pedido que tuviera sexo con otros chicos delante de él, Karina lo habría hecho ... claro que ella estaba enamorada y él nada de nada.

Al año siguiente, Karina habló con sus tíos para volver a ir con ellos a la playa y la recibieron con los brazos abiertos y todos los gastos pagados, así que se encontró con un Sam mucho más desarrollado con el que no se habían visto durante meses y bien dispuesto a retomar las aventuras sexuales entre ellos dos. Claro que ahora, Karina estaba más enamorada y le hizo escenas de celos cuando lo veía coquetear con chicas lindas en la playa, algo que Sam castigó con frialdad e indiferencia absoluta pues ya se sabía mino y no faltaba la chica complaciente que accedía a tener un polvo con él así que no necesitaba de su prima como el año anterior ... la técnica de Sam dio el resultado de que una Karina desesperada y enamorada accediera a todo lo que él quería, sexo en las noches, sexo en la casa de día cuando los demás salían, sexo en la playa de noche ocultos por la oscuridad, sexo en la cocina cuando Sam seguía tomando a escondidas, sexo en los carretes que iban con el hermano mayor de Sam que sabía pero se hacía el desentendido, en todas partes donde él quisiera y sobre todo, le exigía sexo oral y que se tragara delante de él todo, algo que lo excitaba de sobremanera. Karina era linda y estaba más hermosa, pero seguía sin llegar al corazón de Sam y nunca hubo caso de que entrara, porque Sam era un conquistador empedernido y gozaba de su libertad.


Al otro año, cuando ambos tenían 18 años, Karina hizo lo mismo pero esta vez se consiguió más tiempo para quedarse con sus tíos en la playa, había visto a Sam en eventos familiares y desde que era estudiante de medicina, se sentía más enamorada y más desarrollada, aunque Sam había sido indiferente con ella, había notado que la miraba de lejos con detenimiento y admiración, estaba cada vez más linda y al hacerse mujer estaba adquiriendo un cuerpo más deseable y femenino, algo que pensaba usar con su primo para estrenar la mayoría de edad. Karina era regalona de sus tíos así que gustosos la recibieron una vez más y ella llegó los primeros día de enero de ese año dispuesta a jugársela por el chico que le movía el piso, a usar los atributos que la naturaleza le habían dado y a dejar todo en la cancha ... pero ese año todo cambió. Sam acostumbraba a usar pantalones cortos en verano pero ese año andaba especialmente bien vestido, más correcto, más preocupado de su apariencia y de no lucir desordenado, y pasaba hora encerrado en la habitación de sus tíos hablando por fono ... así que intrigada, esa noche esperó a que Sam fuera a beber cerveza de noche como lo hacía siendo pendex pero a esa edad podía fumar y beber tranquilamente delante de sus padres y así hacía, de noche ya no se aparecía por la cocina y se escuchaban sus fuertes ronquidos desde el living comedor ... no aguantando más la indiferencia de Sam, la conducta diferente y el que apenas le hablara, se metió en su dormitorio luciendo un baby doll coqueto, aún sabiendo que tenía prohibido entrar, mientras que él dormía a pierna suelta roncando a todo dar, calladita abrió la ropa de cama y sin hacer ruido, se acostó a su lado mientras lo besaba en el rostro, Sam se excitó dormido y confundió a Karina con la chica que ya ocupaba sus pensamientos en medio de la noche, la abrazó y correspondió sus besos, pero cuando acarició su cabello y sintió las manos femeninas en su cuerpo despertó de golpe y la reconoció, le dijo que no la quería y que nunca lo había hecho, que habían pasado grandes momentos juntos y que había sido exquisito pero ya no estaba para andar como pendex con la prima porque ya era hombre y podía estar con quien quisiese, así que no la necesitaba, Karina insistió y besó el cuerpo de Sam mientras él le hablaba pero ella no escuchó, así que él accedió y le dijo que lo esperara en su dormitorio, cosa que Karina hizo, así que Sam llegó detrás de ella y Karina le acarició el miembro con sus manitos mientras él se acostaba en su cama, Sam no quiso sexo oral para empezar y la sentó sobre él para disfrutar del lindo cuerpo de Karina moviéndose y así tener un grandioso panorama del cuerpo femenino, con sus dos manos detrás de su nuca, sonriendo feliz con una mujer que era como su esclava sexual que estaba dispuesta a darlo todo por él, sexo sin hacer el esfuerzo de conquistar había sido un regalo que estaba aprovechando al máximo y que no dejaba pasar, Sam no quiso cambiar de esa cómoda posición y se fue en un polvo inesperado, luego se puso sus boxers y volvió a su dormitorio sin siquiera darle un beso de agradecimiento.


Al otro día, una Karina dolida y sin asumir del todo que no era correspondida, salió a caminar sola por la playa volviendo a la hora de almuerzo a la casa de sus tíos ... grande fue su sorpresa al encontrarse con la visita más inesperada del mundo: la polola de Sam ... la primera polola de su primo, la primera chica en la vida sentimental de aquel que ella amaba con todo su ser, la actual dueña del corazón de Sam y una chica que odió con toda su alma al verla tan preciosa y del completo gusto de él en cuanto a caracterísiticas físicas (finita, delicada, femenina, colorina, tan blanquita que parecía una muñequita de porcelana, buena familia, universitaria como él, dulce e inocente), y lo peor es que era tan encantadora y alegre que sus tíos la adoraron en cuanto la vieron recibiendola con los brazos abiertos incluyendo a su primo mayor ... Sam vio a Karina y estaba tan enamorado que tenía un rostro que jamás nadie había visto, lo que ponía a sus padres contentos y sobre todo, porque ella estaba muy consciente de que eran pololos y una vida por delante ... así que Sam llamó a Karina y las presentó ...


- Karina ... te presento a mi polola ... Bellatrix ... ella es la prima de la que te hablé, mi negrita ...



Sí, era yo en esos días, inocente y ajena a lo que el amor de mi vida de entonces había hecho y desecho con su prima, yo supe de su amor por él porque así me dijo Karina un día corroborando la "relación" que tuvieron. Terrible fue para Karina que Sam me cediera su preciada habitación para irse él a la de invitados porque la de él era más cómoda, que me abrazara y besara frente a todo el mundo en la playa y frente a su familia, que me sonriera con cariño y me acariciara el rostro con ternura, que gastara su mesada en helados y regalitos, que sus padres le prestaran el auto para irnos a pasear lejos (a hacer el amor lejos de las miradas, claro, jajaja) y que Sam hiciera todo lo que yo le pedía, hasta traerme un vaso con coca - cola sin levantarme de mi asiento, algo que jamás hizo por ella ... lo peor para ella era cuando los padres de Sam salieron una noche y él se fue al dormitorio a regalonear y hacer el amor, algo que con ella no hizo porque conmigo era pura dulzura y amor ... la pobre Karina la vio muy mal esos días y yo super ajena a su dolor hasta que caché algo cuando una noche fui al baño y se me ocurrió hacerle una visita nocturna a Sam mientras escuchaba sus ronquidos mezclados con los de mi cuñado y suegro de entonces, Sam me elevaba la líbido como ningún otro hombre y el saberlo tan mío más ganas de me daban, así que fui a su cuarto para alegrarnos la noche y me encontré cara a cara con Karina que estaba de pie en las afueras del dormitorio de él.


- ¿Qué pasó, Karina? - le pregunté sin cachar el mote.


- Es que escuché ruidos extraños de la pieza de Sam y vine a ver como estaba ... - no me convenció del todo pues andaba con un pijama que en ese entonces yo no pensaba ponerme ni en mis sueños.


- No te preocupes, yo lo veré ... - le dije haciendo valer mis derechos de polola y ella se fue.


Claro, esa noche desperté a Sam quien me reconoció y me besó el rostro llamándome por el sobrenombre cariñoso y lo pasamos rebien porque ya estábamos complementados sexualmente, tenía él 18 y yo 19 años, estábamos en la plenitud de nuestras vidas y éramos imparables en el sexo así como lo fuimos hasta el final de la relación mil años después. Nunca tuve sexo con Sam exceptuando esa vez que me calenté, habíamos terminado y lo hice por califa pensando en Ed años después, siempre hicimos el amor que es nada que ver y todos sabemos la diferencia que es notable pues todo es con sentimiento ... no diré que mejor pero es diferente. Esa vez no fue la única que pillé a Karina tras Sam, una vez estábamos dándole en la habitación de él y ella llegó y entró pillándonos en plena, fue una lata para mí y una molestia para Sam ... me hizo miles de comentarios desatinados de como era de califa Sam siendo pendex y las conquistas que tuvo, que yo andaba mal vestida para la familia de Sam y que tenía que bajar de peso porque estaba gordita cuando en realidad estaba perfecta, le decía a la mamá de Sam que cocinara justamente las comidas que detesto (no sé como se enteró, seguro que sin querer se lo sonsacó a Sam) haciendome pasar vergüenzas porque yo no le comía ni a Martin Luther King esas comidas tan desagradables para quedar como una mañosa delante de mis suegros y Sam alegandole a su madre por eso, se vestía con ropa ajustada que me hacía sentir incómoda porque yo andaba de jeans o shorts playeros ... pero hervía cuando él me prestaba sus poleras favoritas para que las usara como pareo en la playa o para evitar las quemaduras solares que tanto daño me hacían ... hasta que no pudo más y se fue.



La volví a ver cuando era invitada a eventos de la familia de Sam, indiferencia total hacia los dos, apenas saludaba pero mientras Sam y yo mejorábamos con los años, Karina se puso tan desastrosa con su apariencia física que se casó con lo primero que se le cruzó y tuvo niños.



Bueno, años después y siendo ya profesionales, Sam salió de su turno de 48 horas y nos juntamos con unos amigos en un pub, ahí salió el tema de las primas ricas y deseables y Sam, con los tragos de más y como siempre se le ha ido el alcohol a la cabeza, se fue de tarros y contó esto, días después y dándose cuenta de la metida de pata, le saqué toda la historia que es ésta.
Puse una foto del rico de Chris Pine que actúa haciendo el papel del Capitán James T. Kirk pendex en "Star Trek XI" la que vi miles de veces por sus ojitos increíbles ... bueno, así era el mirar del protagonista de este post en ese entonces (pendex).


BBXX




**************************************************************************


**********************************************


4 comentarios:

ANDROMEDA dijo...

Si Sam es como dices, cosa que no dudo...la prima se habra quedado con toda la calentura del mundo...y mas viendolos felices y tal!
Muy buena historia...siempre hay de esas primas en las familias...aunque yo me perdi esa parte de la vida.
Una vez, un primo lejano me vio en un lugar de veraneo, me invito a salir con amigas y el con amigos.
Era muy lindo.
Pero cuando me llevo a casa,al despedirnos acerco su boca a la mia...y sali huyendo de panico!
Jamas lo volvi a ver...era un primo lejano!
no imagino esa situacion con un primo hermano, a no ser que estuviera borracha o drogada, ambas cosas imposibles, ya que ni bebo ni me drogo...jajaja...y se que mi primo hermano siempre me miro con ganas, yo era su primita mas linda.
Bueno, me hiciste recordar cositas que tenia olvidadas...besos!

Bellatrixxx dijo...

Me pasó los mismo, se comenta que mi familia tiene "buena genética" porque sus mujeres son hermosas y mis primos son ricos y guapos, uno es el doble de Robbie Williams y las chicas le dan sus fonos cuando está tomando café tranquilamente en algún lugar ... ¡¡pero es gay!! jamás he deseado a mi propia sangre, por muy regios que sean mis primos, incluso me generan rechazo, no sé qué será.

Que linda tu historia, yo creo que habría hecho lo mismo que tú a esa edad cuando una es inocente y buena niña, me habría dado también vergûenza ... claro que con lo califa que es una ahora ... ni sé como reaccionaría, jajajaja. Es verdad que las drogas y el alcohol hacen estragos, por eso yo tb todo lo que hago, es muy consciente.

Yo conocí a Sam cuando él tenía 17 años y empezamos cuando tenía 18, ambos novatos en nuestras carreras que son nada que ver, él me caía pésimo de primeras porque era un pendex sobrado que se autodenominaba "un cachero empedernido" y se sabía sus atributos ... jajajaja ... claro que con esos ojos azules calmaba cualquier tempestad, su físico nos llamaba a todas y siempre se destacó de entre los demás por eso.

Gracias por el comments!!

BBXX

Real Fenix dijo...

Gracias BBXX por la cita primero que nada, y por la historia de verdad muy bien contada y más aún ser tu parte de los protagonistas... el peligro puede estar en cualquier lado, el peligro dela tentación sexual...besos.

free_sw dijo...

hola BTXX
Sera que el peligro puede estar en todo lugar o que realmente nosotros podemos transformar cualquier lugar u ocasion en peligro?
Lo de los parientes es tan frecuente pues nos acompañan en gran parte de nuestra vida y en esos momentos donde la curiosidad es tan grande y tan intensa, que suele ser propicio un acercamiento de cualquier tipo. La mayoria los reusamos, pero todos pasamos por un momento asi. Creo que es parte importante de nuestro aprendizaje para identificar y salir avante de las tentaciones futuras.
Bueno, eso creo.
Saludos mi bella amiga!!